Cerraduras de Seguridad Energética

En el relato del Kojiki, el dios Izanagi-no- Mikoto decide purificarse luego de su viaje a los infiernos, donde hace contacto con el miedo, el dolor y la muerte de su amada Izanami-no-Mikoto, con quien ha creado los dioses que habitan en la Tierra, los dioses engendradores de la materia, de los elementos, de las emociones, las formas de pensamiento y las formas físicas que crean las conductas arquetipales de los hombres.

Su rito de purificación consiste primeramente en despojarse de todo lo que trae consigo, representado por la vestimenta. Son la máscara, la personalidad, lo aparente, los apegos, que al soltarlos crean un primer grupo de los dioses en su cuerpo.

Luego se sumerge en una “corriente” o flujo de agua purificadora para lavarse y limpiarse el sucio que contrajo en su viaje a los infiernos del dolor y del pesar. El agua representa las emociones que sólo pueden ser lavadas con agua pura y en movimiento. A medida que se sumerge y se lava el pecho, la cintura y la cadera va creando el otro grupo de dioses que moran en el cuerpo.

Son en total 26 dioses creados por Izanagi-no-Mikoto, “el varón que seduce con el propósito de ordenar”, los kami que el espíritu necesita para vivir en un cuerpo físico.

El Maestro Murai se encargó de demostrar que estos relatos contados por las kataribe de las tribus originarias de Japón eran ciertos. Las conductas y formas arquetipales sólo pueden heredarse de los padres que las transmiten a los hijos, ya sea directamente o desde sus ancestros.

Jin Shin Jyutsu enseña que los kami en nuestro cuerpo se llaman cerraduras de seguridad energética por la función que realizan: cerrarse para bloquear o regular los flujos energéticos ante estímulos emocionales, mentales y físicos. Los estímulos emocionales-mentales se llaman actitudes, los físicos pueden ser el sobresfuerzo, accidentes, la ingesta de sustancias tóxicas, el clima. A manera de sistema protector, contribuyen a crear los síntomas previniendo daños mayores. Cuando las reconocemos, podemos abordar los síntomas abriendo nuevamente las cerraduras adecuadas y recuperar la armonía.

Las Cerraduras en cada Profundidad.

Son 26 del lado izquierdo y 26 del lado derecho, y se originan en el proceso de creación cuando el Central Principal (energía armonizante universal) se divide en Supervisor izquierdo y Supervisor derecho para crear los lados del cuerpo y el Mediador diagonal izquierdo y derecho para balancear ambos lados.

Como en el rito de purificación de Izanagi, el desplazamiento de la energía en cada nivel del cuerpo crea dioses o cerraduras que aportan las características cósmicas de la consciencia, con cualidades y funciones específicas. Vienen con la capacidad de expandirse o contraerse; de mover y acelerar, de desacelerar y detenerse; son luz retenida para filtrar la consciencia; traen los colores y los sonidos del universo.

Pero el proceso de creación del cuerpo es a través del movimiento. Casi a la velocidad de la luz, como el sablazo de Izanagi que cortó la cabeza del dios del fuego recién parido por Izanami y que le ocasionara la muerte, para crear a su vez otros kami. En ese continuo movimiento de la fuente, circulando para dotar de contenido a ese huevo cósmico delimitado por el Central Principal, la energía debe moverse sin obstáculos, descendiendo por el frente del cuerpo y ascendiendo por detrás, con la colaboración de las cerraduras que va creando en cada circunvalación.

En la primera circunvalación, llamada 1ª Profundidad , luego de dividirse el CP debajo del ombligo en los supervisores, se van a crear las cerraduras:

1. en el movimiento que une el cielo y la tierra; 2. experimento la dualidad y la sabiduría; 3. en balance; 4. midiendo las proporciones en todo;

En la segunda circunvalación, llamada 2ª Profundidad, se crean las siguientes:

5. regenero sin miedo; 6. en equilibrio; 7. percibo la perfección; 8. veo la magia en todo; 9. para cerrar ciclos; 10. en abundancia, con vitalidad; 11. soy justo conmigo; 12. sintonizando con la voluntad del universo; 13. para amar a mis enemigos; 14. nutriendo mi alma porque nada me falta; 15. en gozo y risa;

En la tercera circunvalación, llamada 3ª Profundidad , se crean:

16. rompo con el pasado para transformar mi vida; 17. en unión con el espíritu y la energía reproductora; 18. con conciencia del cuerpo; 19. en equilibrio perfecto con mi autoridad; 20. sé que el tiempo es uno y eterno; 21. con seguridad profunda; 22. en completa adaptación;

En la cuarta circunvalación, llamada 4ª Profundidad , se crea:

23. fluyo correcta y adecuadamente;

En la quinta circunvalación, llamada 5ª Profundidad , se crean:

24. armonizando el caos; 25. me regenero suavemente; 26. pernanezco en paz y serenidad, soy completo: aquel que era, es y será.

De la numerología, la primera ciencia de la humanidad, sabemos lo que significa 26: para los pitagóricos es el universo , la totalidad. Son 26 dioses creados por Izanagi para formar el cuerpo. También, son 26 semanas las que separan el equinoccio de otoño del de primavera, y las que transcurren entre el solsticio de verano y el de invierno. En el ciclo del embarazo, el bebé necesita 26 semanas para formar totalmente su cerebro. ¿Sorprendente? “Los números son la ley del universo”, decía Pitágoras.

Las cerraduras de seguridad energética están localizadas en el patrón de circulación de la energía armonizante universal del Supervisor y del Mediador. Traen la vibración de los números -esas energías universales- al cuerpo. Son fisiología, funciones, acciones, cantidad y cualidades de nuestra vida. Son nuestro sistema de alarma de seguridad, cerrándose para impedir el paso de la energía cuando abusamos de nuestro cuerpo, para alertarnos y advertirnos que vamos a encontrarnos con “problemas”.

Jin Shin Jyutsu nos dice que si prestamos atención a sus mensajes podemos deshacernos de nuestras miserias instantáneamente. Porque:

Todas mis miserias son simplemente que soy ignorante de mí mismo.

Acerca de Jaime Escobar

Terapeuta JSJ
Esta entrada fue publicada en Cerradura de seguridad energética, Cerradura01, Cerradura02, Cerradura03, Cerradura04, Cerradura05, Cerradura06, Cerradura07, Cerradura08, Cerradura09, Cerradura10, Cerradura11, Cerradura12, Cerradura13, Cerradura14, Cerradura15, Cerradura16, Cerradura17, Cerradura18, Cerradura19, Cerradura20, Cerradura21, Cerradura22, Cerradura23, Cerradura24, Cerradura25, Cerradura26 y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cerraduras de Seguridad Energética

  1. Tay dijo:

    Muchas gracias. Si los leo sin los números, son un hermoso poema.

  2. Pingback: El Supervisor | PlexoSolar26

  3. Pingback: La respiración | PlexoSolar26

  4. Pingback: Sintonizando con el otoño | PlexoSolar26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s