Las supermujeres

“Yo nunca tengo derecho a la huelga”

Soy todo, pero quisiera volver a ser yo. Trabajo fuera de casa y dentro. Soy madre de mis hijos, mujer de mi marido, hija de mis padres, secretaria de todo: organizadora, ayudante, cumplidora. No puedo fallar. Quizá me lo impongo. No culpo a nadie. Intento conciliar mil horarios, puentes, vacaciones en marzo, comidas, enfermedades de los niños, médicos, colegios y otros. No puedo dejar de lado nada. Y debo cumplir en el trabajo al 100%. Es un agobio. No sé qué hemos ganado las mujeres. Hay tres opciones: tener chacha, que tu suegra o madre sean tu auxiliar, o tirar de todo. Y no dejar de trabajar, que el dinero hace falta y estamos preparadas. No nos gusta ser sólo amas de casa. No echo nada en cara a los maridos; pero sí a los horarios. Hoy, la realidad es esta. No creo que sea yo sola. Yo nunca tengo derecho a la huelga. (Maribel Pastor)

Comentario aparecido en un artículo del periódico digital 20minutos.es titulado: Las ‘supermujeres’ padecen estrés, angustia, irritabilidad y dolor físico.

No es nada nuevo, pero el rol de la mujer “moderna” gira en torno a una actitud, la pretensión, mediante la cual las mujeres deben hacer felices a todo el mundo menos a ellas mismas.

Se basa en la presunción de que ellas consideran que representan algo para el resto de la gente distinto a lo que realmente son. De allí el esfuerzo permanente. Y dentro de esa ficción de unas y otros, la mujer afecta su mente con pensamientos de salvadora del mundo y a su cuerpo haciendo que aprarezcan síntomas de hipertensión, irritabilidad nerviosa y hasta osteoporosis. Los huesos se afectan sobremanera con esta actitud: hacen tanto ‘esfuerzo’ que debilitan el tejido más fuerte, los huesos.

Para disolver la pretensión y haciendo lo que haya que hacer en tu vida cuando tenga que ser hecho, armoniza la actitud de pretensión y acéptate y valórate a ti misma tal como eres realmente.

El dedo meñique nos ayuda a armonizar esa actitud. Armonizando la energía del corazón, para construir una relación más amorosa contigo misma y hacia el mundo, y del intestino delgado para discernir sin juzgar decidiendo libremente lo que es bueno para ti y lo que no lo es. Balancear la respiración, entre el dar y el recibir, recargando el Central Principal para regularizar los fluidos corporales y el fluir armónico de la vida. Y verás que aún “fallando” no pasará nada y la armonía seguirá existiendo.

Anuncios

Acerca de Jaime Escobar

Terapeuta JSJ
Esta entrada fue publicada en Actitudes, Autoayuda, El Central Principal, Y además y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Las supermujeres

  1. Eterna dijo:

    También comparto que la actitud de mujer actual gira en torno a la pretensión.
    También lo vemos cuando a una mujer le preguntan si trabaja, si no trabaja pasa apuro, se siente incómoda, tiene vergüenza… Acaso hemos olvidado que la incursión de la mujer en el mundo laboral suponía un nuevo ingreso para las arcas, de esta manera ya no solo cobrarían del varón antiguamente responsable del bienestar económico de su hogar, sino lo harían en el futuro también de la mujer, o sea dos personas cotizando la seguridad, pagando impuestos en vez de uno… todo bajo el pretexto de la igualdad de genero… Realmente pienso que la mujer se esta enfermando cada día, porque se esta fraccionando, alejándose de la Unidad; en el fondo sabe que no puede ser buena madre, sus hijos no la tiene, y en vez de madre amorosa, involucrada en la educación, crianza y seguimiento de sus hijos, ahora es una madre que marca objetivos y ofrece recompensas por los logros conseguidos… El lazo de padres e hijos tira, se debilita y el hijo esta deseando poder marcharse de casa cuanto antes…

    Una venda mas para los ojos de las mujeres, cuyo único fin es hacerlas productivas alejándoles de su verdadera naturaleza… Acaso, así hemos olvidado quienes somos realmente; esto produce un desgarro interior que se compensa con bienestar económico, viajes y otros objetos materiales que se pueden medir, mientras en silencio y en el interior de la mujer hay una búsqueda constante de que algo falta, de no saber el qué le inquieta si lo tienen todo…? Su Ser, Su Unidad esta siendo fraccionada…

    Jin Shin Jyutsu nos habla de recuperar nuestra verdadera naturaleza, Ser realmente quienes somos, recordar la razón escencial de nuestra existencia…

    Gracias por tu post Jaime. Abrazos

    • Magnífico aporte, Eterna, que completa el artículo y lo hace más interesante.
      En realidad, la sociedad ha sido organizada históricamente por gente inarmónica, llena de miedos, y en función de ellos busca protegerse. De ahí las ideas de “luchar”, “la vida es dura y sacrificada”, etc, y como pensamos así somos. No es casual que la vida en las ciudades no escapa al estrés generado por la convivencia. Si lo natural es “sin esfuerzo” ¿por qué vivimos así? una pregunta que cada uno debemos de hacernos y buscar las respuestas.
      ¿cómo sería una ciudad creada por individuos en estado de armonía, donde todo el mundo aplicara el Jin Shin Jyutsu constantemente, cotidianamente? ¿podría existir? Antes habremos de poner orden y armonía en nuestro mundo interior.
      Un abrazo y gracias, Eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s