El Solsticio del 21 de junio

Hoy, 21 de junio de 2011, a las 12:47 (17:17 UT) es el momento del Solsticio de verano en el hemisferio norte, y de invierno en el hemisferio sur. El comienzo de estas estaciones ocurre cuando el Sol deja al signo Géminis  y se coloca a 0º del signo Cáncer.

En su movimiento relativo respecto a la Tierra, generado por la inclinación del eje terrestre, el Sol se ha desplazado a su máxima declinación en su punto más al norte, a 23º 27′ del ecuador, en la línea imaginaria llamada Trópico de Cáncer.

Solsticio viene de solstitium que significa sol quieto. En la posición a la que arriba hoy se detiene durante tres días, luego de los cuales comienza a desplazarse nuevamente hacia el sur. Esta “presencia” del Sol fue celebrada por los pueblos del norte junto con el comienzo de la cosecha en las fiestas paganas tradicionales. Posteriormente, en el mundo católico se celebra con las fiestas de San Juan el 24 de junio, precisamente tres días después del solsticio de verano.

Existen monumentos antiguos de piedra por todo el planeta cuya orientación permite medir las estaciones del año y los momentos en los cuales se producen los cambios, los solsticios y los equinoccios. Stonehenge es uno de ellos. Está orientado para observar la salida del Sol el día del solsticio de verano.

El solsticio y el cambio de estación representan el momento de finalización de un ciclo y comienzo de otro. El número del universo que expresa esta condición es el 9.

Desde el solsticio de invierno hasta el solsticio de verano han transcurrido 26 semanas. El número 26 significa completo, el Universo. Jin Shin Jyutsu nos recuerda que tenemos 26 dioses en el cuerpo llamados cerraduras de seguridad energética, cuya función es traer las cualidades del universo para que el espíritu experimente la existencia.

El solsticio de verano (invierno en el hemisferio sur) ocurre cuando el Sol finaliza su tránsito por el signo de Géminis y pasa al signo de Cáncer. Ambos signos representan las energías de la nutrición y la digestión de la vida a través de los pensamientos y los alimentos.

Géminis en nuestro microcosmos está representado por la energía del Estómago. Cáncer está representado por la energía del Bazo.  La condición para vivir en el mundo material es dotarse de una estructura y unos límites, es decir, de un cuerpo físico, para que las emociones puedan ser expresadas positivamente. Las energías del Estómago y del Bazo son las encargadas de traernos los límites a nuestras vidas. Por ello son responsables de crear, mantener y reparar la piel superficial, la dermis y epidermis. Pero también de todo tejido de recubrimiento en el cuerpo, como el que cubre las venas y arterias sin el cual la sangre no pudiera distribuirse por el cuerpo para nutrirlo.

La energía del Estómago nos ayuda a espirar, a dar, mientras que la energía del Bazo nos ayuda a inspirar, a recibir.

En los meses de junio y julio de 2011 están ocurriendo eclipses de sol y de luna que van a activar en nosotros las energías de la digestión y nutrición. El próximo eclipse de sol ocurrirá el 1º de julio, en el signo Cáncer.

De modo que, una vez más, es una oportunidad para recargar estas energías, que como sabemos actúan sobre el inconsciente y el consciente, así como en las dimensiones emocional, mental y física. La actitud que puede estar más presente en nosotros es la preocupación, es decir, lo que experimentamos cuando sentimos miedo al futuro. Armonizada adecuadamente podremos transmutarla por SEGURIDAD, dejando de vivir en el futuro para vivir en el ahora.

AUTOAYUDA

  • Para experimentar el significado del número 26 en nosotros, podemos energizar la cerradura 26 la cual se encuentra detrás de la axila, al costado exterior del omóplato. Realicemos un gran abrazo y toquemos el área indicada con la punta de los dedos de las manos. Durante 10 minutos varias veces diarias por una semana o el tiempo que desees.
  • Para ayudarnos a cerrar ciclos y abrir nuevos, el ejercicio de autoayuda que recarga la cerradura 9: tocar ambos codos. Hacer el ejercicio por 10 minutos cada día, durante una semana o el tiempo que desees.
  • Durante junio y julio recargar la energía del Estómago para poder manifestar nuestros sentimientos y pensamientos en armonía, y, con seguridad en nosotros mismos, ser más prácticos.
  • Durante junio y julio recargar la energía del Bazo para calmar nuestro sistema nervioso, liberarnos de las preocupaciones, dejar de ser hipersensibles o indiferentes, sentirnos nutridos por la vida, abandonando el victimismo. La energía del Bazo nos aporta adaptación a los cambios del clima, tanto por la llegada del verano como del invierno.

.

Anuncios

Acerca de Jaime Escobar

Terapeuta JSJ
Esta entrada fue publicada en Astronomía-Astrología, Efemérides y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s