Cometas en el cielo

Durante el mes de marzo fuimos visitados por un cometa, el PanSTARRS. Designado así a partir del Sistema de Telescopios panorámicos que lo descubrió, ubicado en Hawai, es originario de la nube de Oort, en los confines de nuestro sistema solar.

Lo que hace más interesante aún su presencia es que ocurre por primera vez, de acuerdo a los anales de astronomía, y que probablemente nunca más aparezca por estos lares.

El espacio exterior representa la mente universal, las formas físicas de la materia son “el cuerpo físico” de la consciencia cósmica. Nuestros cuerpos físicos son la materia de la consciencia individualizada.

Todo en el cosmos se mueve para expresar la vitalidad de esa consciencia. De modo que nada de lo que ocurre allá arriba nos es ajeno, todo influye nuestro inconsciente. De eso ha hablado la astrología desde los primeros tiempos.

La fascinación que genera un cometa a la vista, también lo genera en  nuestro interior. Está rodeado de misterio y curiosidad. La astronomía pretende saciar esa curiosidad para explicar y comprender ese evento en el mundo físico, pero es a nosotros que nos toca satisfacer esa fascinación interior.

Este mensajero de los dioses apareció por el espacio interior de nuestro sistema solar en los meses de marzo y abril de 2013, coincidiendo con el tránsito del Sol por el signo de Piscis. Si quisiéramos avanzar en el significado de su mensaje podemos asimilarlo a las cualidades de este signo zodiacal, aunque recorre todo el firmamento removiendo en la mente y el cuerpo de todos nosotros la tierra endurecida con el propósito de arar en el inconsciente para sembrar su mensaje insondable.

En su trayectoria de fascinación, el ojo humano no ha dejado de seguirlo mientras pueda verlo, y lo ha observado haciendo conjunción con la galaxia de Andrómeda, para recordarnos que la más cercana de las galaxias está allí enviándonos mensajes eternos que nunca entendemos porque no queremos aceptar la existencia de los mundos paralelos. Mientras, podemos apreciarlo en espectaculares imágenes como esta.

Estos eventos, cuando podemos apreciarlos, son evocadores.

Aquí, desde un Fiordo al norte de Noruega podemos apreciar el paso del cometa, durante el atardecer nórdico, desencadenando el fenómeno espectacular de la aurora boreal para producir “escenas inolvidables donde se esbozan la poética del mundo y el cosmos”.

Se aprecia en el cielo la constelación de Tauro, el planeta Júpiter y el cúmulo estelar de las Pléyades anunciando la primavera en el hemisferio norte.

La magnificencia de la naturaleza y el cosmos nos atrapa y nos dice: no pienses, medita, en calma y en paz, recupera la serenidad cuando sintonizas con el Universo. No hagas nada, sólo observa y obsérvate y percibirás los mensajes . . .

Jin Shin Jyutsu nos enseña como hacer para sintonizar con el cosmos. Podemos ayudarnos en la meditación realizando el ejercicio del Central Principal.

ManoPulgarTambién podemos asegurar cada uno de nuestros dedos de una mano con la otra mano durante dos minutos por vez.

Anuncios

Acerca de Jaime Escobar

Terapeuta JSJ
Esta entrada fue publicada en Astronomía-Astrología, Efemérides y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s