Resumen biográfico JM

El Maestro Jiro Murai nació en 1886 en Taiseimura, localidad que hoy en día forma parte de Kaga City, Prefectura de Ishikawa, Japón. Creció en el seno de una prestigiosa familia que por varias generaciones contó con médicos entre sus miembros. En casa, tanto su padre como su hermano mayor eran médicos. Como segundo hijo, no estando obligado a emular a su padre,  escogió otra profesión. Así que, al parecer, estudió agronomía. Y se dedicaba a la crianza del gusano de seda cuando a la edad de 26 años, en 1912, cayó gravemente enfermo a consecuencia de la vida que practicaba, caracterizada por excesos en la alimentación.

Ni su padre ni su hermano, ni el resto de médicos allegados pudieron encontrar la clave de su enfermedad. Temiendo lo peor, Murai pidió a su familia fuera llevado a un retiro en la montaña, en donde practicaría por siete días el ayuno con la meditación y realizaría posturas con las manos -mudras-, recordando a antiguos maestros en el arte de la meditación que él había estudiado. La familia iría a recogerlo al octavo día.

Maestro Jiro Murai 1886-1961

Cuando fueron a buscarlo se sorprendieron de lo que vieron. Murai los esperaba sentado en completa serenidad y paz. El proceso de desintoxicación al cual se había sometido había sido exitoso. Murai contó que durante los siete días en los cuales ayunó y meditó utilizando mudras, había pasado por estados de inconsciencia repetidas veces, experimentando muy bajas temperaturas corporales para, en el séptimo día, sentir que su cuerpo iba a ser consumido por un intenso calor como si se encontrara en una caldera a punto de hervir.

Cuando su cuerpo liberó todas esas toxinas y se normalizó, sintió una gran calma y paz interior, además de una gran sorpresa por estar vivo. Murai se había curado. En la cabaña donde estaba se arrodilló y agradeció a la diosa Amaterasu, protectora de Japón en la religión shintoista, y decidió que iría a rendirle tributo en el Santuario Principal de Naikū, en el Santuario de Ise,  prometiéndole que consagraría su vida al estudio de las artes de sanación.

El propósito de develar la relación que hay entre las manos, los dedos de las manos y el cuerpo para superar las causas de las inarmonías lo llevó a investigar profundamente y estudiar documentos y registros antiguos de origen indio, chino y japonés.

Santuario Principal de Naikū, la zona más sagrada del Santuario de Ise. Su acceso es restringido.

Estudió los libros sagrados del cristianismo, el islamismo, los textos budistas y la medicina tradicional china. Tradujo al japonés la Biblia cristiana de origen griego para estudiarla porque decía que un libro escrito hacía dos mil años tenía que guardar grandes verdades. Practicó directamente y registró sus experiencias con distintas técnicas y artes como los mudras (se dice que trabajó con cerca de 800 mudras)  y la Acupuntura.  

Un acontecimiento en la vida de Murai cambió la historia. Fue solicitado por el emperador para que lo tratara. Otra versión dice que para tratar a su hijo. El emperador Yoshihito (r. 1912-1926) reinó en Japón durante los primeros 14 años de estudios de Murai. Yoshihito siempre estuvo aquejado de su salud durante toda su vida. Los últimos años de su reinado fue sustituido por su hijo Hirohito como regente de la corona (r. 1926-1989), ya que había sido inhabilitado por un avanzado cuadro de insanía.

Ya fuera por tratar al emperador Yoshihito o a su hijo, el emperador le preguntó qué deseaba como agradecimiento por sus servicios. Murai le respondió que no deseaba nada para él. Pero sí le interesaba se le permitiera visitar los Archivos Históricos del Palacio Imperial para continuar con sus investigaciones. Allí tuvo acceso a los textos más antiguos de la cultura japonesa, el Kojiki (712) y el Nihonshoki (720).

Estudió profundamente el Kojiki, como nunca nadie lo había hecho en Japón dado que su escritura es de difícil lectura e interpretación. Y desentrañó la verdad escondida dentro de esos textos. Como explica Mary Burmeister, leyó “entre líneas” la descripción del nacimiento de los dioses más allá de la visión mítica de los hechos narrados.

Tenemos dioses o kami en el cuerpo, concluyó. Ellos nos ayudan a expirar e inspirar y son la causa de nuestros síntomas y el camino para restablecer la armonía perdida. Los llamó Cerraduras de Seguridad Energética. Y son 26 localizadas en el lado derecho y 26 en el lado izquierdo de nuestro cuerpo.

Jin Shin Jyutsu

Durante los siguientes años de sus estudios e investigaciones profundizó en la localización y significado de las cerraduras, sus funciones y maneras de armonizarlas. Realizó dibujos de los caminos por donde circulan las energías en el cuerpo y la manera de aplicar este arte que recogió en sus propios apuntes. Buscó denominar a sus estudios de alguna manera que los describiera, pero cambió de parecer varias veces. En alguna oportunidad lo llamó El Arte del Cuerpo-Mente. Aunque el nombre definitivo, pensaba, aún no lo había encontrado, lo llamó el Arte de la Felicidad, luego el Arte de la Longevidad, el Arte de la Benevolencia y finalmente Jin Shin Jyutsu, el Arte del Creador a través del hombre compasivo (utilizando sus manos).

Murai vivía en el campo y, después de la guerra, visitaba Tokyo una vez al mes para practicar el arte y dar charlas a sus estudiantes. Pasaba días en Ueno Park donde vivía gente sin hogar. Se dedicaba a tratar patologías específicas para lo cual reunía a los enfermos según sus dolencias, hasta que lograba comprender las causas y cómo mejorarles su salud.

Entrada a Ueno Park con los cerezos en flor

Durante una de las charlas que impartía en casa de uno de sus colaboradores exponiendo sobre el Kojiki, conoció a una estudiante recién llegada de Norteamérica, y este encuentro le dio otro giro a esta historia. Su nombre era Mary Iino, más conocida como Mary Burmeister.

3 respuestas a Resumen biográfico JM

  1. Pingback: El Supervisor | PlexoSolar26

  2. Pingback: El Central Principal | PlexoSolar26

  3. Pingback: Cerraduras de Seguridad Energética | PlexoSolar26

Los comentarios están cerrados.